Search
  • Instituto de Formación Para la Felicidad

Por qué los niños se aburren en clase


Es una realidad habitual que las niñas y los niños se aburran en clase. Estamos tan acostumbrados a este hecho que no le damos más importancia, poco a poco nos hemos convencido de que aburrirse en clase es lo normal, que aprender es aburrido.

Sin embargo, un verdadero aprendizaje, un aprendizaje significativo no tiene que ser aburrido, cuando el niño crea su aprendizaje está activo y no se aburre, pero si se limita a ser un receptor pasivo de contenidos es normal que se aburra.

Aprendizaje: Por qué los niños se aburren en clase

Si observamos una clase cualquiera de un centro cualquiera, podremos darnos cuenta como aburrirse en clase es lo normal. Es más si recordamos, da igual la edad que tengamos, como eran nuestras clases, nos daremos cuenta de que el sistema apenas a cambio. Esto es lo sorprendente, si observamos otros aspectos a nuestro alrededor, los cambios son fácilmente apreciables: nuestra forma de comunicarnos, el transporte, la información, las casas, las calles, nuestros trabajos, todo ha cambiado, hemos aprovechado el giro de la revolución tecnológica. Y sin embargo, en la mayoría de los centros escolares apenas hay cambios, excepto las pizarras electrónicas que se alternan con las pizarras tradicionales.

Pensemos en una clase tradicional y veamos al detalle las razones por las que los niños se aburren en clase:

  • Los niños se aburren en clase porque los métodos de enseñanza habituales se centran en los contenidos y no en el niño.

  • En estos métodos tradicionales el niño tiene un papel pasivo, de mero receptor de contenidos.

  • Las clases no suelen aprovechar el aspecto lúdico, ya que parece que si no es aburrido no se aprende.

  • El aprendizaje no se crea, ya que no se da pie a la exploración, a la participación.

  • Se emplea un mismo sistema y método para todos, y no se tiene en cuenta la singularidad de cada persona, sus intereses, ritmos, manera de aprender,etc.

  • Los métodos de enseñanza son repetitivos, no sorprenden al niño, no despiertan su curiosidad.

  • Las clases suelen hacerse pesadas y aburridas.

Cómo podemos evitar que los niños se aburran en clase

El Eno tiene que ser aburrido, es más el verdadero aprendizaje implica acción y por lo tanto nunca es aburrido. Puede que esta labor, no sea una labor sencilla, ya que tenemos una idea de cómo debe ser una clase fuertemente arraigada en la conciencia social y cambiarla puede ser complicado. Pero si queremos evitar que los niños se aburran en clase, tenemos que transformar la clase, que transformar la manera de enseñar, y empezar a disfrutar todos del proceso.

  • Procúrales un papel activo a los niños.

  • Escúchales y deja que se expresen.

  • Crea experiencias de aprendizaje.

  • Usa el aprendizaje cooperativo.

  • Emplea herramientas que faciliten el entretenimiento: audiovisuales, técnicos, etc.

  • Muéstrales el sentido y la utilidad de lo que aprenden.

  • Hazles responsables de su proceso.

  • En lugar de exponer contenidos, deja que ellos busquen y creen los contenidos, sírveles de guía y de orientación, pero deja que sean ellos.


0 views